Google ha contactado recientemente con los anunciantes para informarles sobre un cambio en su política, que afectará a la segmentación geográfica y demográfica en AdWords y a la publicidad relacionada. La nueva regulación se hará efectiva a finales de mes.

Los cambios influyen directamente en cómo los anunciantes se dirigen a los usuarios de la plataforma Google AdWords y en la publicidad basada en los intereses del usuario. Incluidas las listas de remarketing, el contenido de los anuncios, el feed de datos y las webs de los anunciantes. Aunque la actualización no afectará a los principales anunciantes, este cambio en la política es visto por muchos como un movimiento progresista que refleja los acontecimientos actuales. También, pone de relieve cómo ciertos anunciantes aprovechan AdWords, una herramienta poderosa y directa, para dirigirse a aquellos miembros más vulnerables de la sociedad.

Esta es la principal razón por la que Google ha introducido nuevas políticas de contenido publicitario que ya no permiten dirigirse a usuarios que estén en una situación vulnerable. La política se aplica a los anunciantes que utilicen una o más de las siguientes características de AdWords:

  • Remarketing
  • Públicos afines
  • Públicos afines personalizados
  • Audiencias en el mercado
  • Audiencias similares
  • Segmentación geográfica y demográfica

A la hora de crear listas de remarketing, los anunciantes no pueden usar información sensible sobre los visitantes de las páginas web y aplicaciones, bien sea obtenida de forma directa o asociados con un visitante, basada en el comportamiento o perfil del internauta.

En la misma línea, Google introducirá nuevas políticas en el contenido de la publicidad que no permitirán crear anuncios sobre los siguientes temas:

  • Contenido que revele dificultades personales que tengan que ver con las relaciones y la familia, como el duelo.
  • Contenido que revele dificultades relacionadas con ayuda a las víctimas, por problemas como malos tratos.
  • Contenido que revele la identidad del usuario relacionada con grupos potencialemente marginales, como los refugiados.
  • Contenido que revele la identidad del usuario relacionada con la transexualidad.

Este último punto coincide con el gran escándalo en torno a la “ley de baños” aprobada en Carolina del norte, en marzo de este año, que obliga a los hombres y mujeres a utilizar los baños públicos según su sexo biológico.